Secretos para el maquillaje de día y de noche

La mujer moderna busca verse grandiosa y natural al mismo tiempo. Durante el día es cuando más quiere dar una sensación fresca y limpia, para lograr esto se manejan colores suaves que armonicen tanto con su piel, como con su pelo y sus ojos. Se aspira a favorecer sus rasgos más lindos, cubrir y corregir las imperfecciones, pero sin que se note el uso del maquillaje. Es por esto que conviene que sea ligero y no esté recargado con muchos colores y brillos. Se emplean colores neutros, rosados, marrones y naranjas. Tanto el delineador como la máscara de pestañas tiene que ser usado moderadamente, ya que en exceso se perderá la naturalidad. Para el rubor se aconseja que no sea un color muy fuerte y que sea sólo un poco más fuerte que el tono de piel. 

Para la noche, se usa un maquillaje más acentuado, ya que la iluminación artificial baja la intensidad de los colores. Se juega con los colores fríos y cálidos, teniendo en cuenta el color del cabello, los ojos y la piel. El rojo fuerte, el granate y hasta el negro son usados para colorear los labios. Se debe prescindir de los colores neutros para los ojos, ya que durante la noche se lucen poco, se utilizan casi todos los colores, además del dorado y plateado, con brillos. Asimismo se puede tomar como referencia el color de la ropa y los accesorios. Con el delineador negro se puede realizar una línea gruesa en el párpado inferior y en el superior, esto hace que los ojos se vean más grandes y llamativos, y aplicar la máscara de pestañas en dos o tres capas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
www.000webhost.com